Vitamina C, el antiox que querrás este invierno

Caja de ampollas Vit C Radiant sujetada entre las manos

En estos meses más fríos, la piel tiende a resecarse y perder luminosidad. ¿Nuestra mejor recomendación? Incorporar Vitamina C en tu rutina diaria de cuidado de la piel. No solo ayuda a mejorar la hidratación de tu piel, sino que también trabaja para ralentizar el proceso de envejecimiento cutáneo. 

Ya que nuestro cuerpo no es capaz de producir Vitamina C por sí solo, los expertos recomiendan su uso continuado especialmente en los meses más fríos, ya sea a través de nuestra alimentación o de productos formulados específicamente para aprovechar al máximo todos sus beneficios.

¡Te contamos todo sobre nuestro favorito de invierno!

Cómo funciona la Vitamina C

La Vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, está naturalmente presente en varias plantas y frutas y es un ingrediente clave en muchas rutinas antienvejecimiento.

Su alta capacidad antioxidante ayuda a la producción de colágeno favoreciendo la reducción de radicales libres. Posee una acción inhibidora en la formación de melanina para que tu piel se vea mucho más iluminada y lucir radiante en los días más grises de invierno. ¿Qué más se puede pedir?

Seguro que has notado que con la caída de las temperaturas tu sistema inmune se debilita y tu piel se resiente, se reseca y la notas más sensible. Aunque no es la única que contribuye al buen estado de la piel, la vitamina C es uno de tus mejores aliados ya que estimula la síntesis del colágeno, que es la responsable de la firmeza y la tersura de la piel, y ayuda a mantener un nivel óptimo de hidratación. Además, protege de los efectos de las agresiones externas como la contaminación del aire y la luz ultravioleta. ¡Lo tiene todo!

¿Sabías qué? Los beneficios de la vitamina C van más allá de sus propiedades glowy. Al incorporar vitamina C a tu rutina de cuidado de la piel y combinarla con un protector solar con un SPF mínimo de 30, estás duplicando el mecanismo de defensa de tu piel. Este dúo no sólo mejora la eficacia general de la vitamina C, sino que también proporciona una capa adicional de protección contra los efectos nocivos de la exposición al sol. Qué buenas noticias, ¿verdad?

Ampollas faciales enriquecidas con Vitamina C

¿Has probado alguna vez este formato? Sus resultados a corto plazo y la agradable sensación que resulta al utilizar cada ampolla como un sérum nuevo cada día, con todas sus propiedades intactas, hace que las améis cada vez más.

Estas ampollas ultra-concentradas con Ácido Hialurónico, Mango Enriquecido con Vitamina C + Ácido Láctico y Botánicos Terapéuticos de Regaliz y Arroz son ideales para pieles desiguales y con manchas.

El mango es rico tanto en vitamina C como en ácido láctico, que combinados brindan una solución completa para unificar la piel: disminuye la actividad de la tirosinasa y reduce drásticamente los trastornos pigmentarios.

Su uso incluso después de una sola aplicación disminuye el contenido intracelular de melanina después de tan solo 72 horas y, con un uso prolongado, logra un tono de piel más uniforme en general después de 28 días de aplicación diaria.

¿Cómo usar las ampollas faciales con Vitamina C?

Utilizar el formato ampolla es la forma más cómoda, fácil y práctica de mejorar la salud de tu piel. Son fáciles de transportar y el vidrio topacio mantiene el producto en perfecto estado.

Para notar los resultados de manera inmediata, es muy eficaz usarlas como tratamiento intensivo de una ampolla al día durante 7 días. Puedes usarla tanto de día como de noche, o usar media ampolla por la mañana y la otra media antes de dormir.

Por el contrario, si te apetece ir poco a poco y combinarlo con otros activos, puedes usar solo media ampolla al día para un tratamiento a largo plazo y estirar sus beneficios en el tiempo.

A continuación, te explicamos algunos pasos que te van a ir genial para sacar el máximo partido a tus ampollas faciales:

  1. Realiza tu limpieza diaria, para que la piel quede libre de impurezas y restos de maquillaje. De esta manera permites que la potente formulación de vitamina C penetre eficazmente.
  2. Con la cara bien limpia y seca, es momento de romper la ampolla y aplicar su contenido con ayuda del dosificador de precisión. Debes aplicarla dando pequeños toques con los dedos en sentido ascendente en el rostro, cuello el escote para favorecer su absorción.
  3. Deja unos minutos para que la piel lo absorba por completo y quede lista para el siguiente paso de tu rutina de cuidado de la piel.
  4. La hidratación es clave para sellar los beneficios y completar tu ritual básico de cuidado de la piel. Elige una crema hidratante que se adapte a su tipo de piel para conservar los beneficios de la vitamina C, dejando tu piel con el mejor aspecto y sensación.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are makes.